Feria de Todos los Santos en Denia

denia-feria-atracciones

Feria de Todos los Santos en Denia

Chocante como pocas para el forastero, esta feria tiene lugar en Denia del 21 de octubre al 13 de noviembre, coincidente con la celebración de Todos los Santos La feria se ubica en la explanada de Torrecremada, (donde los lunes se ponen el mercadillo y el rastro el resto del año).

Durante las semanas que dura la feria, el mercadillo de los lunes se instalará en la avenida Joan Fuster (días 24 y 31 de octubre y 7 y 14 de noviembre), al igual que el rastro de los viernes (días 21 y 28 de octubre y 4 y 11 de noviembre).

Aquí nos encontramos un mundo de diversión para gente de todas las edades. Atracciones de feria, puestos de comida, churrerías, tómbolas…En fin, lo opuesto que nos viene a la cabeza cuando pensamos en Todos los Santos.

Los Días del Niño son el 21, 25 y 27 de octubre y el 3 y 9 de noviembre. Esos días el precio de los tiques será de 1,50 euros, a excepción de unas pocas atracciones que cobrarán la entrada a 2 euros.

El horario normal de apertura es de 17 horas hasta la medianoche y los domingos y el día de Todos los Santos, el 1 de noviembre, la feria también abrirá sus puertas por la mañana.

Estuve paseando por la feria y os puedo asegurar que hay mucho ambiente. Nada más entrar te envuelve el olor de las churrerías, que es el olor típico de todas las ferias. Olor que te despierta mil recuerdos de cuando éramos críos e íbamos a subirnos a las atracciones.

En cuanto a las atracciones las hay para niños muy pequeños, y para gente más mayor. He visto a abuelos subirse con sus nietos, a padres con sus hijos y a adultos solos.

Hay un bingo (muy concurrido), bastantes tómbolas, y algo que no había visto nunca (claro que hacía dos siglos que no entraba en una feria), unas con globos a los que se tiran dardos. También había latas para tirar, e incluso canastas, y cómo no, las típicas escopetas. El que tenga puntería, premio.

Recomiendo un paseo, aunque ya no se quiera subir a las atracciones. Solo con disfrutar de la animación, ver cómo los niños se lo pasan bomba, y oler ese inconfundible olor a churros y dulces, quedareis con muy buen sabor de boca.

 

 

 

Texto: Yolanda García Hernández

La calle Marqués de Campo

carrer-campos-denia

Como la calle Sierpes de Sevilla, la Larios de Málaga, las Ramblas de Barcelona o la Gran Vía de Madrid, nuestra calle, Marqués de Campo, es de obligada visita (y tránsito, si se quiere ir a casi a cualquier parte), y conforma el centro neurálgico de la ciudad.

Conocida como Calle Campos es la arteria principal de la ciudad. Flanqueada por sus inconfundibles árboles, es bulliciosa y alegre.

No siempre tuvo el diseño que luce actualmente, por lo que vamos a ver su evolución desde que a finales del siglo XIX cuando se proyectó su creación.

Se construyó en el siglo XIX. Las obras comenzaron en 1.880, pero en 1.890 se consolidó el primer tramo. Inicialmente no desembocaba en el puerto, como ahora, sino que esto no ocurrió hasta el año 1.917. Es entonces cuando se tiran tres almacenes que lo impedían. En 1.954 se asfaltó. Y se ampliaron las aceras para proteger los árboles. Es imposible imaginarse esta calle sin ellos.

Su nombre, Marqués de Campo, homenajea al impulsor de la línea de tren entre Carcaixent y Dénia. El burgués José Campo Pérez, valenciano nacido en 1.814, fue alcalde de Valencia con sólo 29 años. Llegó a reunir una flota de 25 buques y el rey Alfonso XII, le concedió el título nobiliario que todos conocemos.

En la Calle Campos encontramos muchos bancos, 2 farmacias, una parada de taxis, bares, restaurantes, una administración de lotería y muchas tiendas.

Se conserva la preciosa fachada del que fue Hotel El Comercio, con unos azulejos traídos de Portugal.

La calle, como no podía ser menos, acoge múltiples celebraciones de la ciudad. Por aquí discurre la cabalgata de Reyes y los desfiles de las carrozas. La entrà de los toros en las fiestas mayores, los desfiles de moros y cristianos y la ofrenda de flores a la Vírgen en Fallas, también discurren por aquí.

Quien vive o quien visita Denia ha paseado por ella en innumerables ocasiones. Además, la calle se cierra a la circulación los sábados desde las 5 de la tarde, volviéndose peatonal, abriéndose a abrir al tráfico los lunes por la mañana. En festivos también se hace.

Para pasear tranquilamente, para hacer gestiones, compras, o para sentarse en una de sus terrazas, esta calle ofrece mucho que ver y disfrutar.

Texto: Yolanda García Hernández

PERSONAJES ILUSTRES I: TENOR CORTIS (1ª PARTE)

tenor cortis

Desde abril de este año, hasta abril del 2.017, se ha proclamado en Denia el Año Cortis, ya que se conmemora el 125 aniversario del nacimiento del gran tenor dianense.

Antonio Montón Corts (Denia 12 de agosto de 1891Valencia, 2 de abril de 1952), que italianizó su apellido a Cortis, nació en alta mar, en medio de una tormenta. Su vida estuvo jalonada de esfuerzo, éxitos y desazón en los últimos años.

De origen humilde, con talento y trabajo, llegó a ser una figura importante apodado “El pequeño Caruso” o “El Caruso español“.

Su padre era Antonio Montón, conocido como Toni, de profesión zapatero remendón, que tenía espíritu bohemio y aventurero. El puerto de Denia tenía una enorme actividad entonces, pues era la época de la pasa, que se exportaba a lejanos destinos. Destinos que podían significar aventura y una vida mejor.

Argelia se presentaba para Toni como una buena opción para empezar una nueva vida, y embarcó toda la familia, su muer Vicenta Corts, que estaba reacia y embarazada, y con su hermano Bautista, en el vapor que tanto había mirado.

En Argelia no se pudo cumplir su anhelo de una vida mejor. A la semana escasa de llegar, Antonio murió muy joven, con sólo 33 años. La tragedia se hizo presente otra vez con esta familia, que antes había perdido a una hija al caer en un brasero.

Vicenta tomó la decisión de regresar a España. Estaba a punto de dar a luz a Antonio, nuestro tenor. El vapor pertenecía a Tomás Salinas. Durante la travesía se desató una gran tormenta, que aceleró el parto, por lo que en las costas de Alicante, nació Antonio.

En Altea fue bautizado, siendo Tomás Salinas su padrino. Tras descansar unos días, la reciente viuda, con sus dos hijos se trasladó a Denia. Otra vez a empezar de cero. Y sin un céntimo. Por lo que Vicenta trabajó duramente para sacar adelante a su familia, empleándose como limpiadora en casas, en labores de costura y aguadora, en la que hoy es la plaza Tenor Cortis de Denia, llamada entonces Plaza Redonda.

Una mujer luchadora, que sin duda, inculcó a sus hijos los valores del esfuerzo y el tesón.

(Continuará)

Texto: Yolanda García Hernández

EL RODAJE DE EL CAPITAN JONES

rodaje-en-denia-capitan-jones

En el año 1.958, Denia arrastraba aún las penosas secuelas de una larga posguerra. La vida no era fácil. La rutina dura y gris. Y de repente…

¡Hollywood viene a rodar una película! El productor norteamericano Samuel Bronston elige Denia para rodar El Capitán Jones. Con un presupuesto de 2oo millones de pesetas y cuatro meses de rodaje llenó la ciudad de Denia de gran ilusión.

Quizá ya no se recuerde la película, pero el rodaje dejó una profunda huella en Denia.

De repente, actores y actrices famosos estaban aquí, y decorados de época transformaron el barrio marinero y del castillo.

Centenares de vecinos participaron como extras disfrazados de marineros, piratas o soldados. Se reprodujeron con gran meticulosidad tres fragatas del siglo XVII, una de las cuales estuvo amarrada en el puerto de Dénia.

El director fue John Farrow, que se instaló en España con su mujer, la actriz Maureen O’Sullivan, (que alcanzó popularidad interpretando el papel de Jane, la compañera de Tarzán, junto a Johnny Weissmüller)., y sus hijos, entre ellos una adolescente Mia Farrow, que fue elegida reina de las fiestas de Denia.

De entre los intérpretes de la película, Robert Stack, Jean-Pierre Aumont y Marisa Pavan. Pero hoy recordamos mayormente a Bette Davis, una de las mejores actrices de todos los tiempos.

Y aquí viene una anécdota graciosa del rodaje. Exigente, no le gustaba el menú de carne que le servían, llegando a amenazar con abandonar la película si el encargado del avituallamiento no era capaz de servir una carne de mayor calidad.

El hombre no sabía cómo dar salida al problema, puesto que las carnicerías no eran como las de hoy. Y al final optó por servirle carne de gato, que por cierto le encantó a la diva (sin saber que ahí había “gato encerrado”, claro).

No ha sido de las mejores películas de la historia del cine, pero para los dianenses es seguro que es de las que con más cariño recuerdan. O acaso, ¿“la fábrica de sueños” no aligera bastante los pesares de la vida y alivia la rutina del día a día? Pues si ver una película puede hacer tanto bien, vivir un rodaje como ese, en un tiempo duro debió ser una aventura espectacular.

Texto: Yolanda García Hernández

rodaje-en-denia-capitan-jones-actriz

FIESTAS EN DENIA: MOROS Y CRISTIANOS

moros-y-cristgiano-fiestas-denia-hotel-la-posada-del-mar

 

(Fiestas en honor a San Roque)

Son famosas las fiestas de Moros y Cristianos en la comunidad valenciana. En poblaciones como Concentaina, Alcoy o Villajoyosa son especialmente conocidas. Pero en Denia también se celebran.

Se trata de una arraigada festividad popular que conmemora las batallas que se libraron durante la Reconquista, durante la cual los reinos hispánicos cristianos retomaron los dominios ocupados por los mahometanos.

En Denia se celebran desde 1.980 y los días grandes son del 13 al 16 de agosto. Se complementan con las fiestas en honor a San Roque, cuyo programa religioso incluye una misa, el reparto de pan bendecido, una comida de hermandad y la procesión.

No se sabe con exactitud la fecha en la que comenzaron a celebrarse, pero hay documentación que constata que son muy antiguas, incluso llegando a celebrarse antes de la total Reconquista de la Península Ibérica. El origen de la fiesta es profundamente religioso, que se ha ido ampliando con un componente lúdico, como en todas las fiestas.

Los participantes se dividen en dos bandos, moros y cristianos, que organizados en comparsas o filaes, se visten de forma vistosa y con gran fantasía.

Los actos más importantes son:

13 agosto: Desembarco moro, que tiene lugar en el puerto de Denia por la tarde. Tras ello, se firma de la tregua. Los dos bandos, con sus culturas, sellan su propósito de vivir en armonía. Pero roto el pacto por el bando moro, los ejércitos se disponen a llegar a la ciudad.

14 agosto: Desfile de gala infantil. Los niños recorren la principales arterias de la ciudad con sus mejores galas.

15 agosto, día grande de la fiesta: Desfile de gala. Los dos ejércitos desfilan con sus lujosos trajes, por la calle Marqués de Campo, al son de la música, con una gran afluencia de público.

16 agosto: 

Desembarco cristiano: las huestes del capitán cristiano llegan a la ciudad para arrebatársela al bando contrario. Tras el desembarco hay parlamentos donde, ambos bandos se retan. Se produce entonces la batalla de arcabucería: la lucha tras los parlamentos. La batalla acaba con el milagro de la niebla, momento en el que el bando moro cae derrotado, rindiéndose. Tras la rendición, todos los festeros se dirigen, en desfile informal, a la plaza del Convento para escuchar el himno de Denia.

Finalizan las fiestas con un castillo de fuegos artificiales.

¿Te vas a perder estas fiestas?

Texto: Yolanda García Hernández

Vamos De Museos (II): Museo Etnológico de Denia

museo etnológico denia

Hoy vamos a visitar el interesante Museo Etnológico de Denia. Está situado en pleno casco antiguo, en la calle Cavallers, al lado del Ayuntamiento. El edificio donde se encuentra es una casa burguesa, de las que proliferaron gracias al negocio de la uva pasa en el siglo XIX. Una época esplendorosa de Denia. Y una casa lujosa y elegante.

La casa consta de tres alturas.

En la planta baja hay fotografías antiguas del proceso de elaboración de la pasa. Hay que recordar que en el siglo XIX gracias al comercio de la uva seca, Denia experimenta una gran transformación urbana, económica, social y cultural. Entre 1870 y 1920 su comercialización vive su época dorada.

Esta planta también alberga el aula Juan Chabàs, en la que se almacena parte de su obra y un busto de recuerdo al ilustre dianense.

En la primera planta, se encuentran las estancias principales de la casa. Aquí se exhibe una muestra permanente que documenta cómo eran las viviendas, indumentaria y vida cotidiana de las familias burguesas. Una muestra de la cultura tradicional de la ciudad.

Podemos ver desde la ruleta del casino “El Siglo” del siglo XIX, hasta una postal que envió uno de nuestros primeros visitantes extranjeros, joyas, abanicos, documentos varios de industrias…A destacar los preciosos pavimentos cerámicos de obradores de Manises, realizados por el pintor Francisco Dasi, hacia 1900.

Los aseos son dignos de ver, con sanitarios de época.

En la segunda planta, podemos observar todo el proceso de cultivo, elaboración y comercialización de la uva pasa, mediante todo tipo de útiles de trabajo e indumentaria campesina. También hay objetos relacionados con la navegación, ya que por mar la mercancía llegaba hasta los Estados Unidos (por supuesto había destinos más cercanos).

Por último, destacar que el museo organiza desde 2012 la ruta ‘Temps de Pasa‘, que consiste en visitas guiadas para observar la arquitectura y los paisajes relacionados con el cultivo, escaldado y comercio de la pasa.

El museo abre sus puertas de martes a sábado, de 10:30 a 13 y de 16 a 19 horas, y los domingos de 10:30 a 13 horas, y la entrada es gratuita.

Un plan estupendo: Un paseo por el centro histórico, y una visita al museo, ¿te animas?

Texto: Yolanda García Hernández

Fallas en Denia

fallas-denia

 

 

Siempre que pensamos en las Fallas nos viene a la mente Valencia, pero esta alegre celebración también la podemos encontrar en otras poblaciones de la Comunidad Valenciana, como Gandía, Pego y también Denia.

Para remontarnos a los orígenes de las Fallas en Denia, viajamos hasta el año 1.927, que es cuando dos vecinos del barrio Les Roques, junto a otros vecinos, confeccionaron un muñeco de tela, rellenado con algas de la playa, llamándolo “Tío Pep”. El 19 de marzo, día de San José, tras pasearlo por las calles lo quemaron sobre una pila de muebles y enseres domésticos viejos.

20 años más tarde, en 1.947, otros dos vecinos de la calle Olivera crean y plantan otra falla. Otros vecinos plantan otra en la Plaza del mercado. Viendo esto, se hace una reunión y ese mismo año se constituye la Junta Central Fallera de Denia.

Actualmente, hay 11 distritos falleros, junto con la falla de la Junta Central Fallera.

El día 15 tiene lugar la “plantà” de las fallas, y desde ese momento la fiesta luce en todo su esplendor.

Podemos disfrutar del ingenio y el arte de las esculturas (que arderán la noche del 19), les “mascletaes”, sinfonía de ruido, los castillos de fuegos artificiales, las bandas de música recorriendo las calles, la riqueza y vistosidad de los vestidos de las falleras, la emotiva ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados y de un ambiente alegre y bullicioso.

El 19 no arden todas las fallas a la vez, lo que permite hacer un recorrido, de falla en falla. Merece la pena.

Estas fiestas, comenzaron en la Comunidad Valenciana a mediados del XVIII. Era otro festejo más de los que había para celebrar la fiesta de San José. Los muñecos (ninots), como hoy en día, hacían referencia a una situación o actuación censurable.

Censura y burla. Un placentero desahogo.

Os invito a disfrutar de estas fiestas que tanto sorprenden a los no oriundos de estas tierras. Tanto trabajo, talento, tiempo y dinero invertido en preciosas esculturas hechas con auténtico entusiasmo, no para ser conservadas y exhibidas durante largo tiempo, si no para arder, en unos minutos. Derroche de arte. Auténtica fiesta para todos los sentidos.

Un adiós al invierno y una bienvenida inolvidable a la primavera. ¡A dfisfutarlas!

 

 

Texto: Yolanda García Hernández

Vamos de museos: Museo del Juguete

 

museo-del-juguete

Denia cuenta con unos cuantos museos de interés que bien merecen una visita. El que hoy vamos a visitar es el Museo del Juguete, ubicado en el edificio de la antigua estación de tren Denia- Carcaixent.

Su entrada es gratuita y abre todos los días salvo los dos únicos días de cierre, (25 de Diciembre y 1 de Enero).

El museo se encuentra en la planta superior. En la baja está el Centro de Arte L´Estació, con exposiciones temporales.

La industria juguetera y Denia estuvieron profundamente ligadas en el pasado. Cuando a comienzos del siglo XX, la filoxera y la competencia con otros mercados acabaron con el próspero comercio y exportación de la pasa, actividad que proporcionó a Denia gran esplendor, la población tuvo que replantearse una nueva forma de vida y nuevos trabajos.

Denia formó junto a Ibi y Onil el triángulo de la incipiente industria del juguete. En 1.904 se inauguró la primera fábrica de juguetes, gracias, entre otras cosas, a que las principales campañas agrarias dejaban meses libres, la existencia de otras industrias creadas por gente emprendedora y el conocimiento de los trabajos con la madera y la hojalata de las gentes del lugar. También fue importante la fortuita presencia del empresario alemán Juan Ferchen, que trajo maquinaria de Alemania.

Tras la “Metalúrgica Hispano- Alemana”, que así se llamó la fábrica, hay que destacar en estos inicios el nombre del dianense Enrique sauquillo, cuya empresa “Juguetes Sauquillo” tuvo gran proyección nacional e internacional.

Hubo muchas más y se llegaron a censar en la ciudad más de cuarenta fábricas de juguetes, además de una extensa red de pequeños talleres familiares e industrias complementarias, que trabajaban materias primas.

En cuanto a materias primas, la madera, hasta la aparición del plástico, era la fundamental, siguiendo en importancia la hojalata y el hierro. A partir de los años 60 se impuso el plástico y sus derivados, por sus múltiples ventajas como el proceso de fabricación sencillo y limpio, mejores acabados, automatización de la producción en serie entre otras.

Juguetes de hojalata, de madera, de sport, de cartón, de goma y plástico, muñecos de peluche, disfraces…

Juguetes hechos a mano, con máquinas pero juguetes que siempre son sinónimos de ilusiones.

Texto: Yolanda García Hernández

Un paseo por Denia (I): Puerto y barrio “Baix la Mar”

paseo-por-denia-hotel-denia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A mediados de diciembre, cuando la temperatura es agradable (los fríos inviernos no existen en este privilegiado clima), es un gustazo dar un relajado paseo por esta ciudad.

El recorrido que os propongo hoy es el puerto y el pintoresco barrio de pescadores “Baix la Mar”.

Comenzamos nuestro recorrido por la Explanada Cervantes, llamada así porque Denia fue el puerto en el que desembarcó Miguel de Cervantes, tras su liberación del cautiverio en Argel. Al final del paseo podemos ver el busto que conmemora este hecho. La explanada está flanqueada por numerosas palmeras, y podemos imaginar lo que debió sentir Cervantes al pisar el puerto que significaba el comienzo de una nueva vida.

Muy cerca del busto, observamos el Monumento al Clima, recordándonos las privilegiadas condiciones climáticas de esta localidad, con una media anual de 20º.

A continuación nos topamos con nuestro hotel La Posada del Mar, ubicado en el edificio histórico de las Antiguas Atarazanas (Les Drassanes), y donde esperamos su visita con gusto. Aquí se construían los barcos antiguamente.

Desde el hotel, paseando por la calle Pont, nos encontramos en seguida con la pintoresca Plaza de “San Antoni”, que tiene gran animación. Es uno de los lugares más bonitos del barrio antiguo de Baix la Mar.

 

Desde ella podemos dedicarnos a callejear y descubrir lugares llenos de encanto, como la “Placeta de la Creu” o la plaza de Mariana Pineda. Las casas están pintadas de distintos colores para que los pescadores pudieran distinguirlas desde sus embarcaciones.

Por último podemos recorrer la calle Bellavista con sus numerosos restaurantes. Frente a ellos encontramos el puerto deportivo local, con 501 amarres para barcos de hasta un máximo de 8 m. de eslora.

Caminando 5 minutos, nos encontramos con las Lonjas de pescado, la antigua (actualmente en desuso) y la nueva, de líneas rectas. También por la tarde veremos las embarcaciones de los pescadores, que salvo el mes de parada biológica, siguen pescando, continuando una labor tradicional de Denia.

Merece la pena ver la subasta del pescado y también ir a la lonja a comprar pescado de primera calidad, pudiéndose constatar la gran variedad del mismo.

¿Comenzamos ya ese paseo?

Texto: Yolanda García Hernández

Mercados y mercadillos de Denia

Vamos a dar una vuelta por los mercados y mercadillos de Denia, así que atentos a las mejores oportunidades.

Comenzaremos nuestro recorrido por el Mercado Municipal, situado en la calle Magallanes. En él encontramos productos frescos de excelente calidad. Hay carnes, pescados, salazones, especias, frutas, verduras, pan y bollería…alimentos exóticos de países lejanos… en fin lo necesario para abastecer la despensa. También hay cafeterías y puestos de flores. Abre de 7 a 14 horas de lunes a sábado.

Atención los viernes, pues por la mañana se instalan en el exterior multitud de puestos de frutas y verduras, directamente traídas por los agricultores y con un precio bajo, para la calidad de primera que se ofrece.

Ahora vamos a seguir nuestro recorrido por la Lonja de Pescado. Situado en el muelle pesquero del puerto de Denia. Allí podemos observar cómo llegan los barcos al puerto, después de pasar el día faenando (llegan desde las 15:30 hasta las 18:00).

De lunes a viernes, tras la subasta, podemos encontrar en la lonja una gran variedad de productos del mar: gamba roja de Denia, erizos, cigalas, pulpo, calamares, boquerones…En fin, del mar a tu mesa.

Los lunes, en la Explanada de Torrecremada, de 8,30 a 14 h, encontramos el mercadillo. Con 394 puestos, se vende mayoritariamente ropa, pero también podemos encontrar complementos frutos secos, golosinas, material eléctrico, juguetes, ropa para el hogar… Hay puestos donde se sirven bebidas para hacer una pausa y descansar.

Y para los amantes de las curiosidades, y además a un precio imbatible nos encontramos el pintoresco rastro de Denia, que se ubica en la Calle La Vía de 9 a 14 h. Los productos aquí son de segunda mano. Hay muchos puestos de ropa y se pueden encontrar prendas de gran calidad a un precio regalado, eso sí, hay que tener paciencia y buscar.

Libros, películas, muebles, antigüedades, electrodomésticos, pequeños objetos de decoración, menaje para el hogar, calzado, bisutería, joyas de plata y artículos únicos y curiosos.

Merece la pena ir aunque sólo por observar esos objetos que sólo vas a ver aquí. Hay muy buen ambiente y además está amenizado por un grupo que toca música en directo.

Y tú, ¿cuál de estos mercados vas a visitar primero?

Mercados-Mercadillos-de-Denia