Vamos de museos: Museo del Juguete

 

museo-del-juguete

Denia cuenta con unos cuantos museos de interés que bien merecen una visita. El que hoy vamos a visitar es el Museo del Juguete, ubicado en el edificio de la antigua estación de tren Denia- Carcaixent.

Su entrada es gratuita y abre todos los días salvo los dos únicos días de cierre, (25 de Diciembre y 1 de Enero).

El museo se encuentra en la planta superior. En la baja está el Centro de Arte L´Estació, con exposiciones temporales.

La industria juguetera y Denia estuvieron profundamente ligadas en el pasado. Cuando a comienzos del siglo XX, la filoxera y la competencia con otros mercados acabaron con el próspero comercio y exportación de la pasa, actividad que proporcionó a Denia gran esplendor, la población tuvo que replantearse una nueva forma de vida y nuevos trabajos.

Denia formó junto a Ibi y Onil el triángulo de la incipiente industria del juguete. En 1.904 se inauguró la primera fábrica de juguetes, gracias, entre otras cosas, a que las principales campañas agrarias dejaban meses libres, la existencia de otras industrias creadas por gente emprendedora y el conocimiento de los trabajos con la madera y la hojalata de las gentes del lugar. También fue importante la fortuita presencia del empresario alemán Juan Ferchen, que trajo maquinaria de Alemania.

Tras la “Metalúrgica Hispano- Alemana”, que así se llamó la fábrica, hay que destacar en estos inicios el nombre del dianense Enrique sauquillo, cuya empresa “Juguetes Sauquillo” tuvo gran proyección nacional e internacional.

Hubo muchas más y se llegaron a censar en la ciudad más de cuarenta fábricas de juguetes, además de una extensa red de pequeños talleres familiares e industrias complementarias, que trabajaban materias primas.

En cuanto a materias primas, la madera, hasta la aparición del plástico, era la fundamental, siguiendo en importancia la hojalata y el hierro. A partir de los años 60 se impuso el plástico y sus derivados, por sus múltiples ventajas como el proceso de fabricación sencillo y limpio, mejores acabados, automatización de la producción en serie entre otras.

Juguetes de hojalata, de madera, de sport, de cartón, de goma y plástico, muñecos de peluche, disfraces…

Juguetes hechos a mano, con máquinas pero juguetes que siempre son sinónimos de ilusiones.

Texto: Yolanda García Hernández