Fallas en Denia

fallas-denia

 

 

Siempre que pensamos en las Fallas nos viene a la mente Valencia, pero esta alegre celebración también la podemos encontrar en otras poblaciones de la Comunidad Valenciana, como Gandía, Pego y también Denia.

Para remontarnos a los orígenes de las Fallas en Denia, viajamos hasta el año 1.927, que es cuando dos vecinos del barrio Les Roques, junto a otros vecinos, confeccionaron un muñeco de tela, rellenado con algas de la playa, llamándolo “Tío Pep”. El 19 de marzo, día de San José, tras pasearlo por las calles lo quemaron sobre una pila de muebles y enseres domésticos viejos.

20 años más tarde, en 1.947, otros dos vecinos de la calle Olivera crean y plantan otra falla. Otros vecinos plantan otra en la Plaza del mercado. Viendo esto, se hace una reunión y ese mismo año se constituye la Junta Central Fallera de Denia.

Actualmente, hay 11 distritos falleros, junto con la falla de la Junta Central Fallera.

El día 15 tiene lugar la “plantà” de las fallas, y desde ese momento la fiesta luce en todo su esplendor.

Podemos disfrutar del ingenio y el arte de las esculturas (que arderán la noche del 19), les “mascletaes”, sinfonía de ruido, los castillos de fuegos artificiales, las bandas de música recorriendo las calles, la riqueza y vistosidad de los vestidos de las falleras, la emotiva ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados y de un ambiente alegre y bullicioso.

El 19 no arden todas las fallas a la vez, lo que permite hacer un recorrido, de falla en falla. Merece la pena.

Estas fiestas, comenzaron en la Comunidad Valenciana a mediados del XVIII. Era otro festejo más de los que había para celebrar la fiesta de San José. Los muñecos (ninots), como hoy en día, hacían referencia a una situación o actuación censurable.

Censura y burla. Un placentero desahogo.

Os invito a disfrutar de estas fiestas que tanto sorprenden a los no oriundos de estas tierras. Tanto trabajo, talento, tiempo y dinero invertido en preciosas esculturas hechas con auténtico entusiasmo, no para ser conservadas y exhibidas durante largo tiempo, si no para arder, en unos minutos. Derroche de arte. Auténtica fiesta para todos los sentidos.

Un adiós al invierno y una bienvenida inolvidable a la primavera. ¡A dfisfutarlas!

 

 

Texto: Yolanda García Hernández