FIESTAS EN DENIA: MOROS Y CRISTIANOS

moros-y-cristgiano-fiestas-denia-hotel-la-posada-del-mar

 

(Fiestas en honor a San Roque)

Son famosas las fiestas de Moros y Cristianos en la comunidad valenciana. En poblaciones como Concentaina, Alcoy o Villajoyosa son especialmente conocidas. Pero en Denia también se celebran.

Se trata de una arraigada festividad popular que conmemora las batallas que se libraron durante la Reconquista, durante la cual los reinos hispánicos cristianos retomaron los dominios ocupados por los mahometanos.

En Denia se celebran desde 1.980 y los días grandes son del 13 al 16 de agosto. Se complementan con las fiestas en honor a San Roque, cuyo programa religioso incluye una misa, el reparto de pan bendecido, una comida de hermandad y la procesión.

No se sabe con exactitud la fecha en la que comenzaron a celebrarse, pero hay documentación que constata que son muy antiguas, incluso llegando a celebrarse antes de la total Reconquista de la Península Ibérica. El origen de la fiesta es profundamente religioso, que se ha ido ampliando con un componente lúdico, como en todas las fiestas.

Los participantes se dividen en dos bandos, moros y cristianos, que organizados en comparsas o filaes, se visten de forma vistosa y con gran fantasía.

Los actos más importantes son:

13 agosto: Desembarco moro, que tiene lugar en el puerto de Denia por la tarde. Tras ello, se firma de la tregua. Los dos bandos, con sus culturas, sellan su propósito de vivir en armonía. Pero roto el pacto por el bando moro, los ejércitos se disponen a llegar a la ciudad.

14 agosto: Desfile de gala infantil. Los niños recorren la principales arterias de la ciudad con sus mejores galas.

15 agosto, día grande de la fiesta: Desfile de gala. Los dos ejércitos desfilan con sus lujosos trajes, por la calle Marqués de Campo, al son de la música, con una gran afluencia de público.

16 agosto: 

Desembarco cristiano: las huestes del capitán cristiano llegan a la ciudad para arrebatársela al bando contrario. Tras el desembarco hay parlamentos donde, ambos bandos se retan. Se produce entonces la batalla de arcabucería: la lucha tras los parlamentos. La batalla acaba con el milagro de la niebla, momento en el que el bando moro cae derrotado, rindiéndose. Tras la rendición, todos los festeros se dirigen, en desfile informal, a la plaza del Convento para escuchar el himno de Denia.

Finalizan las fiestas con un castillo de fuegos artificiales.

¿Te vas a perder estas fiestas?

Texto: Yolanda García Hernández