Feria de Todos los Santos en Denia

denia-feria-atracciones

Feria de Todos los Santos en Denia

Chocante como pocas para el forastero, esta feria tiene lugar en Denia del 21 de octubre al 13 de noviembre, coincidente con la celebración de Todos los Santos La feria se ubica en la explanada de Torrecremada, (donde los lunes se ponen el mercadillo y el rastro el resto del año).

Durante las semanas que dura la feria, el mercadillo de los lunes se instalará en la avenida Joan Fuster (días 24 y 31 de octubre y 7 y 14 de noviembre), al igual que el rastro de los viernes (días 21 y 28 de octubre y 4 y 11 de noviembre).

Aquí nos encontramos un mundo de diversión para gente de todas las edades. Atracciones de feria, puestos de comida, churrerías, tómbolas…En fin, lo opuesto que nos viene a la cabeza cuando pensamos en Todos los Santos.

Los Días del Niño son el 21, 25 y 27 de octubre y el 3 y 9 de noviembre. Esos días el precio de los tiques será de 1,50 euros, a excepción de unas pocas atracciones que cobrarán la entrada a 2 euros.

El horario normal de apertura es de 17 horas hasta la medianoche y los domingos y el día de Todos los Santos, el 1 de noviembre, la feria también abrirá sus puertas por la mañana.

Estuve paseando por la feria y os puedo asegurar que hay mucho ambiente. Nada más entrar te envuelve el olor de las churrerías, que es el olor típico de todas las ferias. Olor que te despierta mil recuerdos de cuando éramos críos e íbamos a subirnos a las atracciones.

En cuanto a las atracciones las hay para niños muy pequeños, y para gente más mayor. He visto a abuelos subirse con sus nietos, a padres con sus hijos y a adultos solos.

Hay un bingo (muy concurrido), bastantes tómbolas, y algo que no había visto nunca (claro que hacía dos siglos que no entraba en una feria), unas con globos a los que se tiran dardos. También había latas para tirar, e incluso canastas, y cómo no, las típicas escopetas. El que tenga puntería, premio.

Recomiendo un paseo, aunque ya no se quiera subir a las atracciones. Solo con disfrutar de la animación, ver cómo los niños se lo pasan bomba, y oler ese inconfundible olor a churros y dulces, quedareis con muy buen sabor de boca.

 

 

 

Texto: Yolanda García Hernández