Fallas 2.017 en denia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El año pasado lo conseguimos. La Unesco concedió a esta fiesta única, su inclusión como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ya era hora, porque quien conoce esta fiesta, sabe que está ante algo realmente especial.

Se las consideró una expresión de “creatividad colectiva” que “salvaguarda las artes y oficios tradicionales”. La Unesco valoró el carácter satírico de los “Ninots”, el trabajo artesanal de los artistas falleros, oficio considerado una “necesidad social” que debe ser protegida y conservada. También considera que refuerzan la cohesión social, ya que las Fallas se transmiten en el seno de las familias.

Estas fiestas en honor a San José, son oriundas de la ciudad de Valencia, pero se celebran también en la provincia y fuera de ella. En Denia también tenemos Fallas. Aconsejo consultar el programa en www.denia.net.

En estas fiestas encontraremos:

Arte– Las fallas son auténticas esculturas, auténticos monumentos, llenos de arte, gracia y sátira. La crítica a lo que va mal son su razón de ser. Elaboradas con mucho trabajo y mucho amor, realmente, a los que no son de estas tierras, les cuesta trabajo aceptar que el fin de semejantes obras sea el fuego. Y no se trata de unas pocas, sino que en Valencia hay más de 700.

Música– Bandas por las calles, acompañando en la ofrenda floral a la Virgen, en las verbenas. “Valencia”, “El fallero”, “Paquito el chocolatero” son pasodobles tradicionales que suenan constantemente, aunque también se han introducido canciones más modernas.

La mascletá– Concierto atronador de petardos con final apoteósico. Puede superar los 120 decibelios.

La Ofrenda– Con los vistosos trajes valencianos, innumerables flores son llevadas a la Virgen. Recomiendo ir a la Plaza de la Virgen, en Valencia. Seguramente en la vida se llegarán a ver tantas flores juntas. Y qué olor.

Castillos de fuegos artificiales– Una maravilla. Como solo se hacen en esta tierra.

La Cremá– En la noche del 19 de marzo, todo este arte convertido en cenizas, como símbolo de la purificación y renovación social con objeto de dar la bienvenida a la primavera. Lágrimas en los ojos de las falleras…y corriendo a preparar las Fallas del año siguiente.

Fiestas para vivir en la calle, donde todo el mundo es bienvenido. ¿de verdad te las vas a perder?

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Yolanda García Hernández

Vamos De Museos (II): Museo Etnológico de Denia

museo etnológico denia

Hoy vamos a visitar el interesante Museo Etnológico de Denia. Está situado en pleno casco antiguo, en la calle Cavallers, al lado del Ayuntamiento. El edificio donde se encuentra es una casa burguesa, de las que proliferaron gracias al negocio de la uva pasa en el siglo XIX. Una época esplendorosa de Denia. Y una casa lujosa y elegante.

La casa consta de tres alturas.

En la planta baja hay fotografías antiguas del proceso de elaboración de la pasa. Hay que recordar que en el siglo XIX gracias al comercio de la uva seca, Denia experimenta una gran transformación urbana, económica, social y cultural. Entre 1870 y 1920 su comercialización vive su época dorada.

Esta planta también alberga el aula Juan Chabàs, en la que se almacena parte de su obra y un busto de recuerdo al ilustre dianense.

En la primera planta, se encuentran las estancias principales de la casa. Aquí se exhibe una muestra permanente que documenta cómo eran las viviendas, indumentaria y vida cotidiana de las familias burguesas. Una muestra de la cultura tradicional de la ciudad.

Podemos ver desde la ruleta del casino “El Siglo” del siglo XIX, hasta una postal que envió uno de nuestros primeros visitantes extranjeros, joyas, abanicos, documentos varios de industrias…A destacar los preciosos pavimentos cerámicos de obradores de Manises, realizados por el pintor Francisco Dasi, hacia 1900.

Los aseos son dignos de ver, con sanitarios de época.

En la segunda planta, podemos observar todo el proceso de cultivo, elaboración y comercialización de la uva pasa, mediante todo tipo de útiles de trabajo e indumentaria campesina. También hay objetos relacionados con la navegación, ya que por mar la mercancía llegaba hasta los Estados Unidos (por supuesto había destinos más cercanos).

Por último, destacar que el museo organiza desde 2012 la ruta ‘Temps de Pasa‘, que consiste en visitas guiadas para observar la arquitectura y los paisajes relacionados con el cultivo, escaldado y comercio de la pasa.

El museo abre sus puertas de martes a sábado, de 10:30 a 13 y de 16 a 19 horas, y los domingos de 10:30 a 13 horas, y la entrada es gratuita.

Un plan estupendo: Un paseo por el centro histórico, y una visita al museo, ¿te animas?

Texto: Yolanda García Hernández